3 CUOTAS SIN INTERES - Envios a donde sea que estes!!

El proceso de la cerámica es largo, muuuy largo (hemos aprendido a dominar nuestra impaciencia . . . eh bueno, aún intentamos domarla) . . . pero admitimos que amamos cada etapa del proceso.

 

  • Nuestro Proceso

Comenzamos imaginando, soñando los diseños, dandole forma en nuestra cabeza, y despúes lo volcamos a nuestro pizarrón . . . ahora viene lo divertido, sentarnos en el torno y hacer realidad eso que imaginamos. Es cierto que muchas veces las cosas no salen como esperábamos, pero otras (y esas son las mejores), nos sorprendemos y logramos cosas muchísimo más hermosas que las que soñamos. 

Una vez que la pieza está lista en el torno, hay que esperar que pase a estado de cuero (es cuando no está ni muy humeda ni muy seca); la retorneamos, esperamos que seque por completo y, una vez que la pieza está seca, se mete por primera vez al horno (y ahora sí, esperamos, y esperamos, y esperamos una interminable cantidad de horas). Cuando sale del horno, tenemos el famoso "bizcocho", y con el llega el momento del esmaltado, nuevamente esperamos a que seque el esmalte, y la pieza va por segunda vez al horno (y otra vez esperamos, y esperamos, y esperamos muuuuchas horas). 

Si de algo estamos convencidos, es de que el mejor momento del proceso es cuando abrimos el horno después de la segunda horneada; siempre es un asombrarnos por los resultados.

 

  • Nuestras Piezas

El 100% de nuestras piezas están hechas en torno alfarero; esto hace que cada pieza sea única e irrepetible, como nosotros mismos. Eso es lo que más nos apasiona de esto . . . podemos repetir el proceso paso a paso, haciendo siempre lo mismo, sin cambiar nada, y nunca una pieza va a ser idéntica a la otra; esto nos diferencia de un proceso industrial.